4 maneras de crear una cultura empresarial de aprendizaje que atraiga y retenga el talento

A la hora de buscar empleo, cada vez más trabajadores miran más allá de un sueldo y una estabilidad laboral.

Factores como contar con una buena cultura empresarial,opciones de crecimiento profesional o planes de formación continua cobran especial relevancia entre los empleados, especialmente entre los más jóvenes.


  • Por qué Google no quiere depender solo de los ingresos por publicidad y anuncios online
  • Qué debes saber antes de convertirte en autónomo, en España
  • Cinco claves para evitar hacer productos eficientes que nadie necesita
  • La mejor forma de monetizar tu blog
  • Las empresas que no disponen de página web pueden perder hasta un 25% de clientes potenciales
  • Los mayores de 55 quieren una marca “sexy” mientras las empresas siguen con “cosas de jubilados”
  • La personalización, el talón de Aquiles del content marketing en el universo B2B
  • No quiero trabajo flexible, quiero desconectar cuando cierro la puerta de la oficina
  • Montar un negocio online: consejos para emprendedores sin experiencia
  • El ecommerce continúa con su apuesta por el marketplace en captación, logística e internacionalización
  • ¿Afecta al negocio trabajar con familiares o con tu pareja?
  • La web es el gran reto para las empresas, pues su estrategia en este campo aún es débil
  • El perfeccionismo en el trabajo, más que una virtud es un defecto
  • ¿Como desarrollar un sistemas de ingresos continuos?
  • El modelo digital que tu empresa necesita

Según un estudio de LinkedIn, el 94% de los trabajadoresafirma que se quedaría en una compañía durante más tiempo si esta invirtiese en formación y desarrollo.

Aunque cada vez más empresas implementan planes de este tipo, son pocos los empleados que disponen del tiempo para poder aprovechar estos recursos a su disposición.

Para solventar esta situación, Tanya Staples, vicepresident of Learning Content de LinkedIn, ofrece en Fast Company, 4 consejos para construir una cultura de aprendizaje en el seno de las organizaciones.

1. Ofrecer oportunidades de aprendizaje bajo demanda

En la era del autoaprendizaje, ofrecer a los empleados los recursos necesarios para que sean ellos los que decidan cómo, dónde, cuándo y qué desean aprender es la mejor manera de aprovechar al máximo el tiempo.

Poner a su disposición píldoras de formación a la carta de manera permanente permitirá a los trabajadores recurrir a ellas cuando lo necesiten y, para ello, el mundo online es el mejor aliado.

2. Convertir el aprendizaje en una experiencia social e interactiva

Más de la mitad de los empleados valoran la colaboración de sus formadores y de otros estudiantes a través de foros, grupos o sesiones de resolución de dudas, un porcentaje que se eleva a casi el 75% entre los millennials.

El móvil es además el dispositivo de comunicación preferido de los trabajadores incluso para informar sobre aspectos laborales a otros colegas. De esta manera, parece evidente que construir experiencias de aprendizaje online, sociales y en el móvil es clave para satisfacer las necesidades de los trabajadores.

3. Fomentar la implicación de los directivos

Las ganas de aprender no sirven de nada si los directivos no entienden que es fundamental para el desarrollo profesional de sus empleados y el bien de la empresa.

Es importante que los líderes de los distintos equipos guíen a sus trabajadores y les ofrezcan la flexibilidad necesaria para seguir creciendo.

4. Ayudar a los que aprenden a construir soft skills

A la hora de aprender no solo es esencial adquirir las denominadas “hard skills”, sino también soft skills, habilidades como la creatividad, la persuasión o el razonamiento analítico, imprescindibles en un entorno laboral, independientemente del sector.

En un entorno digital enormemente cambiante, es más importante que nunca tener una cultura de aprendizaje continuo que permita a los empleados mantenerse al día y reciclarse para continuar con su carrera profesional. Solo así se podrá no solo mantener a los empleados contentos, sino también retener su talento.

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *