5 razones por las que las ideas se cuelan por un agujero negro en el brainstorming

Las sesiones de brainstorming son catalogadas por muchos como un auténtico bálsamo en términos creativos. Se supone que para zambullirnos en las procelosas aguas de la creatividad y la innovación (y no ahogarnos) debemos embarcarnos necesariamente en el brainstorming.

¿El problema? Que la forma en que llevan tradicionalmente a cabo las sacrosantas sesiones de brainstorming es en realidad 100% inefectiva. A continuación, y de la mano de Inc., revelamos por qué (y proponemos unas cuantas soluciones):

1. El desafío está pobremente definido

La mayor parte de las sesiones de brainstorming abren fuego con ideas. Pero a menudo comenzar solicitando ideas a los participantes en tales sesiones es una idea rematadamente mala. Se generan entonces toneladas de sugerencias, pero muy pocas tienen realmente potencial para resolver problemas.

Si la sesión de brainstorming se inaugura con la pregunta equivocada (y sin un problema concreto en mente), es misión imposible dar con la respuesta correcta. El reto del que deben necesariamente partir las sesiones de brainstorming está menudo definido de manera muy pobre.

Para que una sesión de brainstorming sea realmente fructífera, no hay que comenzar recopilando ideas sino dejando claro cuál es el problema o la oportunidad que queremos abordar. Sólo cuando esto haya quedado meridianamente claro, podremos generar ideas orientadas realmente a la generación de soluciones.

2. Hay falta de diversidad en los participantes

Muchas sesiones de brainstorming insisten en congregar a idéntico tipo de personas. A menudo sucede que las personas que toman parte en una lluvia de ideas están tan involucradas en el tema al que deben hincar el diente que no son suficientemente objetivas. Y esto se traduce en número muy reducido de puntos de vista.

En una sesión de brainstorming deben participar personas dueñas de diferentes perspectivas y procedentes de distintos departamentos y disciplinas. Sólo así las ideas generadas tendrán realmente valor añadido.

3. El pensamiento de una única persona acaba contaminando al grupo en su conjunto

Cuando una persona se las ingenia para poner sobre la mesa una solución concreta, su “mindset” acaba contagiándose al resto de los participantes en la sesión de “brainstorming”. Y esta circunstancia da lugar a la convergencia de ideas en las primigenias etapas de la lluvia de ideas.

Para evitar que una única persona termine dominando una sesión de brainstorming es recomendable que los participantes anoten primero individualmente sus propuestas y después las compartan con el grupo. De esta forma, el rango de “insights” será mucho más amplio.

4. Ante la presencia de un líder el resto de participantes se repliega

Buena parte de las sesiones de brainstorming se llevan a cabo con un líder al frente que distribuye los turnos de palabra para evitar que varias personas hablen a la vez. Este proceder (a priori profundamente lógico) ralentiza, sin embargo, el proceso. Y quienes participan en la sesión se repliegan sobre sí mismos esperando que los demás hagan el trabajo.

Una alternativa mucho más eficaz a este método es que tengan lugar varias conversaciones de manera simultánea y que los participantes puedan involucrarse en aquellas que resultan de mayor interés para ellos.

5. Se cuelga al “brainstorming” la etiqueta de evento especial desgajado de la realidad

Las sesiones de brainstorming son tradicionalmente tratadas como un evento. Y como tales están a menudo desconectadas de la realidad y las ideas de ellas emanadas son incapaces de metamorfosearse en resultados.

Para evitar que el brainstorming termine desgajándose de la realidad, antes de llevarlo a cabo conviene dejar claro que se hará inmediatamente a continuación de la lluvia de ideas (a fin de dejar claro que la sesión de brainstorming es sólo el primer estadio en el largo camino que constituye la innovación).

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *