El líder mejora a su equipo de trabajo

Un jefe coordina, manda, organiza. Sabe conducir a su equipo de forma correcta para sacar adelante un trabajo. Un líder y un jefe no son iguales. No se puede ser un buen líder sin ser un buen jefe, pero no basta ser un buen jefe para ser un líder. Porque el líder es capaz de mejorar a su equipo de trabajo.

Es necesario además tener unas cualidades humanas que nos ayuden a empatizar con el equipo que dirigimos. Un líder consigue sacar la mejor versión de cada trabajador, de motivarlos para dar lo mejor de cada uno. Pero sin quemar a los profesionales bajo su mando.


Artículos recomendados en nuestras webs:

  • Volvemos el dia 19 de Agosto
  • El entorno digital como herramienta para marcas y usuarios
  • Vacaciones, el momento para liberarnos si estamos quemados en la empresa y reflexionar
  • 5 principios dalinianos aplicables al marketing en redes sociales
  • Saber defender tu plan de negocio ante el banco es clave para lograr financiación
  • Especialistas y profesionales que todo ecommerce debe contratar para crecer
  • ¿Está el social media y el marketing en redes sociales empezando a hacer aguas?
  • Como tener confianza en uno mismo
  • El éxito del empresario que llamaron antimarketing
  • La eficacia de la publicidad enfocada al “awareness” se derrumba
  • Por qué los jóvenes de la Generación Z quieren ser emprendedores
  • Las fake news y el contenido ofensivo, un nido de víboras que «envenena» a las marcas
  • Es posible aumentar los ingresos convirtiendo un servicio en un producto
  • Estas son las 10 mejores ciudades del mundo para dedicarse al marketing
  • Las 10 empresas tecnológicas más importantes de 2019

Hay líderes reconocidos que han conducido a sus empresas al éxito, que hemos visto como su grado de exigencia era tan alto que quemaba a sus empleados. Y es un problema, se pueden renovar el equipo cuando ya es imposible ilusionar al trabajador, pero es un error.

Un líder también hace que sus empleados crezcan como profesionales. Esta es la clave para añadir valor a nuestra plantilla. No se trata de exprimir los recursos humanos, para una vez agotados buscar nuevas soluciones. El objetivo es mantener motivados a los empleados y para ello hacer que mejoren a nivel profesional, que tengan ilusión es clave.

El buen líder no solo tiene que inspirar, sino también debe transformar su equipo para que la empresa no solo tenga mejores resultados, sino que sus recursos humanos sean cada vez más valiosos. Y no es un trabajo fácil, poner el trabajo de cada uno en valor y saber motivarlos, formarlos o inspirarlos para que mejoren profesionalmente.

Y tiene que saber dejar marchar a los empleados cuando ha llegado su momento. Hay compañías que no paran de formar profesionales, pero que en un momento dado, saben que saldrán y serán piezas cotizadas en otras empresas. El prestigio que les da haber trabajado bajo el liderazgo de tal responsable les abre puertas en otras organizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *