El mercado laboral español envejece: un millón más de mayores de 45 años en los últimos años

Según datos del último Informe del Mercado de Trabajo de los Mayores de 45 años 2019, elaborado por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y analizado por la Fundación Adecco, más de la mitad de los parados en España son mayores de 45 años, incorporándose a esta franja de edad más de un millón de personas en el último lustro.

El envejecimiento de la sociedad española evoluciona de manera imparable representando casi la mitad de la población (47,43%) aumentando en el pasado año 372.480 personas mayores de 45 años alcanzando la cifra de 22.163.038 habitantes, lo que supone un incremento del 1,71%. Este incremento de población en este rango de edad es 5 veces mayor al registrado en el total de españoles, que aumentó solo un 0,32%, situándose en 46.722.980. Estos datos corroboran los aportados recientemente por el Eurostat alertando de esta situación que también afecta al resto de Europa, pero especialmente a nuestro país.

Si el año pasado el índice de envejecimiento se situaba en 120 mayores de 64 años por cada 100 jóvenes menores de 16, en 2019 la cifra ha aumentado hasta 123.Remontándonos una década atrás, en el año 2009, el índice estaba en 105, suponiendo un incremento del 17% en ese periodo.

Este desequilibrio, ocasionado principalmente por la baja natalidad y el incremento de la esperanza de vida, pone en jaque la sostenibilidad en un futuro próximo del sistema de pensiones, que actualmente cuenta con una ratio de 2,3 afiliados a la seguridad social por cada pensionista, muy próximo al límite de 2 que establecen los expertos para asegurar la sostenibilidad del sistema.

Este es un asunto de vital importancia para el Gobierno, que ya ha puesto en marcha la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico. Una estrategia que se basa en tres desafíos demográficos: el progresivo envejecimiento poblacional, el despoblamiento rural y los efectos de la población flotante. El reto demográfico de nuestro país, según dicha estrategia, debe mejorar nuestro modelo de convivencia, vertebración territorial y mejorar la cohesión social asegurando el relevo intergeneracional.

El incremento de la población mayor de 45 años ha tenido como consecuencia que la población activa en esta franja de edad haya aumentado en algo más de un millón de personas en los últimos 5 años conduciendo hacia el envejecimiento del mercado laboral. De hecho, la edad media de los trabajadores en España ha pasado de los 39,7 años de 2007 a 43 años en la actualidad.

Desempleo de los mayores de 45 años

En el contexto nacional, el año 2018 finalizó con 3.202.297 demandantes de empleo parados, de los cuales 1.621.573 fueron mayores de 45 años, lo que representa el 50,64% del total. Esta cifra ha disminuido un 4,42% respecto al año anterior, es decir, a finales de 2018 había 74.886 mayores de 45 años menos en paro.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, “aunque somos optimistas en el corto plazo al observar que se consolidan los datos de generación de empleo para los trabajadores mayores de 45 años, nos preocupa la inacción que existe para hacer frente a una realidad futura estadística como es el envejecimiento de la sociedad española que además goza de una longevidad única y, con capacidad para aportar talento y experiencia al mercado laboral. El sistema de pensiones y la competitividad de nuestras empresas corren un gran riesgo en el medio plazo. Nos jugamos mucho, nos jugamos el futuro y la competitividad de nuestro mercado laboral; se nos acaba el tiempo para actuar”.

Contratación y afiliación

La cifra de contratos a mayores de 45 años sigue aumentando, llegando a los 5.591.115 (25,08% del total de contrataciones en España), casi 400.000 más que el año pasado (5.194.955). Aunque se trata de un dato positivo, que continúa la tendencia alcista empezada en 2009, es el menor incremento de los último cinco años (7,63%).

El número de personas contratadas mayores de 45 años también ha alcanzado un aumento significativo, siendo la mejor cifra registrada por el Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) de los últimos años con 2.071.859 personas contratadas en el año 2018.

A pesar de que prácticamente el 90% de los contratos que se firmaron el año pasado con personas mayores de 45 años fueron de carácter temporal a tiempo completo, es importante para la recuperación que en este periodo ha aumentado más la contratación indefinida (24,83%) en comparación con el incremento de los contratos temporales (5,97%).

Dos tercios de los nuevos contratos de los mayores de 45 se concentran en el sector servicios, liderando en este punto Andalucía, seguida de Cataluña y Madrid. Le sigue el sector agrícola, con un 17,93%, la Industria (9,81%) y la Construcción (8,77%).

El número de afiliados mayores de 45 años a finales de 2018 eran 8.537.409, cifra que representa el 45,14% del total de los trabajadores del sistema y un incremento del 5,44%, es decir, 440.201 afiliados más respecto al año anterior. Este dato representa el mayor incremento de los últimos 10 años.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, “la recuperación del mercado laboral desde el año 2014, junto con las políticas activas de los empleo, han favorecido la contratación de personas mayores de 45 años, sin embargo, todavía hay más de 1,6 millones de personas que necesitan una oportunidad. Además, debemos hacer que esta situación se consolide de manera sostenible mediante la formación continua, el reciclaje de competencias y concienciando sobre el valor de la diversidad y la experiencia que aportan los profesionales senior al mercado laboral más allá de las fórmulas tradicionales basadas en políticas de subvenciones y bonificaciones”.

Dónde trabajan los mayores de 45 años

Comprobamos que once comunidades autónomas superan la tasa nacional de contratación de mayores de 45 años (25,08%), siendo Extremadura, la que registra el mayor porcentaje de contratos (32,16 %) sobre la contratación total en la comunidad. Le siguen, entre otras, Asturias (28,47 %), Cantabria (27,74 %) o La Rioja (27,73 %).

Con las tasas más bajas destacan las comunidades de Cataluña (21,23 %), Illes Balears (21,66 %), la ciudad autónoma de Melilla (21,92 %) y Madrid (22,55 %).

En la distribución por provincias, treinta y cuatro superan la tasa del 25,08 %, siendo, Jaén, un año más, la provincia con el porcentaje de contratación de mayores de 45 años más alto (33,98 %), seguida de Cáceres (33,20 %), Córdoba (32,48 %) y Badajoz (31,77 %). Barcelona (20,59 %), Girona (20,98 %) e Illes Balears (21,66 %) fueron, un año más, las provincias que registraron las tasas más bajas.

Si analizamos por sectores, dos tercios de los nuevos contratos de los mayores de 45 se concentran en el sector servicios, liderando en este punto Andalucía, seguida de Cataluña y Madrid. Le sigue el sector agrícola, con un 17,93%, la Industria (9,81%) y el sector de la Construcción (8,77%).

El paro de larga duración senior: vulnerabilidad y exclusión social

El paro de larga duración, es decir, aquellas situaciones de desempleo que se prolongan más de un año, es otro de los puntos débiles de los parados senior, afectando esta situación al 55,09% de ellos, tres puntos porcentuales superior al dato de la población en general (51,69%). Se podría destacar como dato positivo la disminución en dos puntos porcentuales con respecto al año anterior.

Según Francisco Mesonero, “el desempleo de larga duración es uno de los factores más determinantes para que una persona acabe en situación de exclusión social según el último informe presentado por la Fundación FOESSA sobre Exclusión social y desarrollo en España el pasado mes de junio. Hay que actuar mediante la aplicación de políticas activas de empleo que dinamicen el mercado laboral y fomenten la contratación, políticas pasivas de empleo que protejan frente a la exclusión y políticas de diversidad e inclusión en las que se priorice el talento de los distintos profesionales frente aspectos sociodemográfico que no aportan valor a su candidatura”.

Feminización del desempleo senior

Las mujeres mayores de 45 años son mayoritarias y representan el 56,06% del total en este rango de edad. En valores absolutos, el número de mujeres mayores de 45 años ha aumentado en 188.041 personas, hasta las 11.759.394, frente a los 184.439 hombres más en el último año (10.403.644).

Pese a esta mayoría femenina, las cifras dentro del mercado laboral siguen otros patrones. Existen unos desequilibrios asociados al género y, en valores absolutos, el número de activos y ocupados es mucho mayor en hombres que en mujeres, anotando 5.522.200 activos y 4.935.000 ocupados hombres, a diferencia de las 4.629.000 mujeres activas y 3.957.300 ocupadas. Ambas cifras han aumentado a lo largo del último año y lo han hecho en ambos sexos. De hecho, en número de activos, desde el 2014 el número de mujeres activas ha aumentado un 13% frente al 9,59% en los hombres.

En las contrataciones también son mayoritarios los hombres pues representan el 56,41%. Y las afiliaciones también tienen un comportamiento similar: solo el 45,85% de los afiliados son mujeres.

Sin embargo, en lo que concierne al número de parados, el 57,84% son mujeres, frente al 42,16% de hombres. Cabe destacar que el número total de parados ha disminuido en ambos sexos, pero lo ha hecho más rápidamente en los hombres, donde desde el 2014 se ha reducido en un 40,5%, una reducción casi 20 puntos superior a la de las mujeres.

Este desequilibrio de género sigue siendo muy notable dentro de los autónomos, un perfil donde predominan los hombres (65,04%).

Vía: Muy Pymes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *