En qué consiste la baja laboral voluntaria

Aunque es difícil cuantificar con exactitud el absentismo en nuestro país se estima que, en 2018 se perdieron, cada mes, más de 100 millones de horas de trabajo, esto equivale a 753.000 asalariados que no trabajaron en todo el año, según el VIII informe sobre absentismo de Adecco“Hoy no quiero ir a trabajar”. Esto es algo que todos los trabajadores han pensado en algún momento de su trayectoria laboral. Sin embargo, esta afirmación se convierte en alarmante cuando pasa a ser una realidad.

Por su parte, la consultora Hays calcula que más del 40% de los trabajadores de nuestro país no se siente motivado en su actual trabajo y se plantea un cambio en su vida laboral.


  • Por qué Google no quiere depender solo de los ingresos por publicidad y anuncios online
  • Qué debes saber antes de convertirte en autónomo, en España
  • Cinco claves para evitar hacer productos eficientes que nadie necesita
  • La mejor forma de monetizar tu blog
  • Las empresas que no disponen de página web pueden perder hasta un 25% de clientes potenciales
  • Los mayores de 55 quieren una marca “sexy” mientras las empresas siguen con “cosas de jubilados”
  • La personalización, el talón de Aquiles del content marketing en el universo B2B
  • No quiero trabajo flexible, quiero desconectar cuando cierro la puerta de la oficina
  • Montar un negocio online: consejos para emprendedores sin experiencia
  • El ecommerce continúa con su apuesta por el marketplace en captación, logística e internacionalización
  • ¿Afecta al negocio trabajar con familiares o con tu pareja?
  • La web es el gran reto para las empresas, pues su estrategia en este campo aún es débil
  • El perfeccionismo en el trabajo, más que una virtud es un defecto
  • ¿Como desarrollar un sistemas de ingresos continuos?
  • El modelo digital que tu empresa necesita

Esta desmotivación, unida a otros factores como el estrés en el trabajo, son algunas de las razones por las que los equipos de RRHH tienen que lidiar con cada vez más bajas laborales voluntarias, es decir, cuando un empleado decide salir por su propio pie de su puesto aún con el riesgo de volver a empezar de cero con la búsqueda de empleo.

Conscientes de esta inestabilidad en las plantillas y la dificultad de las empresas para retener talento, IMF Business School ha analizado tres aspectos clave a tener en cuenta por los departamentos de RRHH:

  • Los primeros meses son clave. Simon Kinek, autor de varios libros sobre la relación entre trabajadores y empresas, afirma que un empleado debe esperar más de seis meses en un puesto antes de dimitir. No se trata de una cifra al azar, ya que medio año es el tiempo que suele necesitar un trabajador para acostumbrarse a su nuevo oficio. Por ello, es fundamental que las empresas faciliten su integración en todo lo posible para evitar futuras fugas.
  • El burnout es el principal enemigo. Seis de cada 10 trabajadores españoles sufrirán estrés laboral o “burnout” al reincorporarse a sus puestos después de estas vacaciones, tal y como calcula Bizneo HR. Además, sentirse totalmente quemado en la oficina es un factor de riesgo para que los empleados tomen decisiones precipitadas como la dimisión, según destaca un estudio publicado en la revista Psychological Bulletin. Establecer jornadas intensivas en ciertos días de la semana u ofrecer la posibilidad de teletrabajar puede ayudar a aumentar la motivación de los empleados.
  • Hay trabajos más estresantes que otros. El estrés y la constante amenaza de las fugas de talento amenaza a todos los sectores, pero hay oficios que se ven más afectados. En este sentido, el último informe anual Jobs Rated de CareerCast señala al personal militar, a los bomberos y a los pilotos de aerolínea como los trabajadores que más estrés sufren. Aunque en el top 10 también se cuelan oficios menos peligrosos como los los reporteros, los coordinadores de eventos y los taxistas.

Elisabeth

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *