Miedo a reconocer el buen trabajo de un empleado ante una petición de aumento

No se vive de palmaditas en la espalda. Sin embargo a todos nos gusta que cuando hacemos un buen trabajo sea reconocido. Y la realidad es que muchas empresas no lo hacen porque creen que reconocer el buen trabajo de un empleado implica una petición de aumento a corto plazo. No necesariamente tiene que ser así.

En otras ocasiones es el empleado el que no quiere esta felicitación, porque automáticamente tiene asociada otra tarea importante, también conocida como «este marrón me lo quitas tú de encima». El reconocimiento tiene que ser gratuito, no un paso previo para asumir más responsabilidades. El objetivo es reforzar la confianza del empleado y que continúe con esa buena actitud en el trabajo.

Además el reconocimiento debe hacerse de forma pública y de forma específica. No basta con reconocer que está haciendo un buen trabajo, es necesario que sea por un trabajo determinado que se le ha asignado. Tiene que convertirse en un ejemplo para el resto de compañeros.

Puede que una recompensa económica no sea posible, pero si que se tenga la oportunidad de facilitar más días de vacaciones o libres en un momento determinado. De esta forma también el resto del personal es consciente de que el esfuerzo y el trabajo bien hecho tiene premio.

El principal inconveniente es que este tipo de reconocimientos muchas empresas saben que tarde o temprano, y especialmente si se reiteran en el tiempo, tienen que ir asociadas a una mejora salarial. De otra forma la felicitación no surte efecto a lo largo del tiempo.

Si no se produce este empleado puede buscar la mejora fuera de la empresa. Es en estos casos cuando nos comunica que tiene una oferta de otra organización cuando no queda más remedio que dejarle marchar y perder un miembro valioso de nuestro equipo o hacer una contraoferta con una subida de salario.

Lo que no se puede hacer es perder a un buen trabajador, o mantenerlo desmotivado, simplemente por si un día pasa a nuestro despacho para solicitar un aumento. Si no sabemos gestionarlo ambos salimos perdiendo, la empresa porque no tiene a un trabajador 100% productivo y el empleado que no se siente reconocido por su esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *