Motivación y productividad, ¿cómo pueden recuperarla los empleados?

Una de las razones por las que la productividad cae en muchas empresas es la pérdida de la motivación de los empleados. Ambos conceptos están íntimamente relacionados. La pérdida del entusiasmo a la hora de realizar nuestro trabajo es un pequeño freno invisible a la hora de dar lo mejor de nosotros mismos. ¿Pero cómo pueden recuperarla los empleados?

En muchos casos la pérdida de motivación se debe al hábito. Se ha perdido la ilusión inicial que todos los empleados tienen cuando inician su andadura en la empresa. Es entonces cuando se empiezan a ver aspectos negativos y se pasa por alto los positivos. Es el momento de echar la vista atrás y ver que nos ofrece nuestro trabajo, qué teníamos antes y si el futuro en la empresa es tal y como lo imaginábamos.

Esta es una tarea que es responsabilidad de nuestro jefe directo. Con el tiempo la estabilidad en el puesto de trabajo lleva a la rutina. Es importante que se creen los incentivos necesarios para mantener motivados a todos los trabajadores. En este sentido la retribución variable siempre ha sido el arma principal, pero no es la única.

Se pueden intentar otras soluciones, como podría ser aumentar los días de vacaciones si se llega a determinados objetivos, mejores condiciones laboralesen cuanto a horarios flexibles o facilidad de conciliación, cursos de formación que ayuden a mejorar como empleados. Pero en este último caso tienen que ser cursos voluntarios y que supongan un aliciente para los empleados.

En todo caso esta formación debería realizarse en horario laboral y no suponer una carga extra para el empleado. Tiene que ser una oportunidad para crecer. De otra forma corremos el riesgo de aumentar la desmotivación al obligar a hacer cursos que, aunque estén directamente ligados a su trabajo, pueden resultar pesados. Si los hacen fuera de horario laboral, la cuestión es todavía peor.

En algunas empresas estos incentivos están relacionados con el cuidado personal y la salud. Se ofrece fruta de forma gratuita en los comedores, descuentos en gimnasios cercanos para todos los empleados o tienen un plus si se desplazan a su puesto de trabajo en bicicleta. Lo interesante es crear un ambiente donde el empleado no pierda la motivación. Y si detectamos que esto ha ocurrido, saber reconducir la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *