Psicópatas corporativos: líderes que alcanzan el éxito y hacen daño

Robert Hare, psicólogo experto en psicología criminal, define a los psicópatas corporativos como serpientes con traje. Son líderes con comportamientos manipulativos y altamente dañinos que dejan serias secuelas entre todos los miembros de las empresas.

Estamos en una época en la que cada vez oímos hablar más de la necesidad de aplicar la inteligencia emocional en nuestros entornos de trabajo. Si bien es cierto que hay organizaciones muy competentes ya en este factor, es inevitable destacar una realidad que muchos conocerán. Hablamos de la presencia de los psicópatas corporativos, de esos líderes que hacen daño y ocupan altos cargos en las empresas.

¿Por qué ocurre? Hay ciertas voces que señalan algo llamativo: los puestos de mayor relevancia los asumen personas con rasgos psicológicos que rozan la psicopatía o, más concretamente, esa tríada oscura donde cohabita el narcisismo, el maquiavelismo y la psicopatía. Es como si ciertos componentes de este tipo de carácter se adecuaran con determinados cargos de poder, ya sea a nivel ejecutivo o político.

Casi al instante nos viene a la mente alguna imagen de la película American Psycho y hacerlo sería quizá llevar este tema a un extremo un tanto desproporcionado. Ahora bien, ello no quita cierta parte de verdad, esa donde estudios y libros como Snakes in Suits: When Psychopaths Go to Work, del doctor Robert Hare, nos advierten de que muchas empresas buscan emplear precisamente este tipo de perfiles.

¿La razón? Porque son carismáticos, arriesgados y altamente resolutivos. Pensemos que no todos los psicópatas son como Hannibal Lecter o Dexter Morgan. De hecho, la gran mayoría de ellos, lejos de cometer actos violentos a lo que aspiran verdaderamente es a tener poder, a ejercer el control, ser el centro de atención y esa figura que está por encima de los demás en cualquier corporación.

«La característica destacable del psicópata corporativo es la incapacidad de formar equipos viables».

-Robert Hare-


  • La actualización de Review Rich de Google: lo que necesitas saber como comerciante online
  • Alternativas a PayPal, la nueva propuesta al “Compra ahora y paga después”
  • Herramientas web para el teletrabajo
  • Por qué una pyme debe contar con un plan de pensiones de empresas para sus trabajadores
  • Las tendencias en email marketing que ¿llegarán en 2020?
  • Cómo triunfar en la publicidad y no morir en el intento
  • Los autónomos son los emprendedores que antes pagan sus facturas; las grandes empresas, las que más tardan
  • El voice shopping, la nueva revolución del ecommerce
  • Hay que identificar oportunidades de mercados muy limpios, que no estén saturados
  • Cómo vender cursos online: ¡guía completa!
  • Emprender con propósito
  • Cómo volvería a empezar hoy un negocio online desde la nada
  • Cómo volvería a empezar hoy un negocio online desde la nada
  • Qué es Google Search Console, para qué sirve y cómo funciona
  • 5 habilidades básicas para alcanzar el éxito en la carrera de marketing

Psicópatas corporativos: cómo son y por qué alcanzan el éxito

Muchas personas acuden a terapia psicológica tras ser víctimas de un jefe con comportamientos psicopáticos. Así, cabe señalar que siempre es más acertado hablar de «comportamientos psicópatas» que de «psicópatas» como tal, porque no disponemos de los informes clínicos de esos líderes ejecutivos. Por tanto, no sería acertado aventurar un diagnóstico y una etiqueta de manera precipitada.

Aun así, el calado y la contaminación de este tipo de conductas a nivel organizacional es frecuente y de ahí, que sea muy común escuchar aquello de «mi jefe es un psicópata». En libros tan interesantes como The Wisdom of Psychopaths, del doctor Kevin Dutton, nos señalan que 1 de cada 100 diagnósticos psiquiátricos que se hacen al día detectan a un psicópata.

De hecho, según un estudio del doctor Kent Kieh, de la Universidad de México, el 93% de la población reclusa padece un trastorno de la personalidad antisocial y dentro de esta, puntúan alto en la personalidad psicopática. El otro sector poblacional (y no criminal) donde abundan los psicópatas es a nivel de empresa y, concretamente, entre los CEO. ¿Quiere esto decir que dicho tipo de personalidad es idónea para estos cargos? La respuesta es «no».

No lo son en absoluto, porque, como bien señala el doctor Robert Hare, experto en personalidad psicopática, a la larga sus efectos son muy nocivos. Sin embargo, eso sí, a la hora de seleccionarlos parecen los más idóneos.

Los psicópatas corporativos: un perfil más sofisticado

No todos los psicópatas son iguales, no todos cometen actos criminales ni todos alcanzan el éxito social. Hay una proporción de ellos que presentan unas características más singulares. Para entenderlo mejor citaremos un estudio realizado este mismo año por la doctora Emily Lask, de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos.

  • Los psicópatas corporativos, es decir, los que alcanzan el éxito, tienen un mayor control de sus impulsos antisociales. Logran enmascarar muy bien la instrumentación que hacen de las personas para esquivar la sanción social que recibirían al conocerse sus verdaderas intenciones. Desde la larga y media distancia, destilan un notable encanto y hasta una gran humanidad, siendo todo ello un disfraz.
  • En dicho estudio, se pudo ver además que este tipo de perfil de personalidad presenta una mayor densidad de materia gris tenían en la corteza prefrontal ventrolateral. Es precisamente esta característica lo que les permite regular sus impulsos antisociales.
  • Ahora bien, a pesar de disponer de esta ventaja, siguen evidenciando un menor funcionamiento en los circuitos cerebrales empáticos. Ahora bien, esto no significa que no puedan empatizar con los demás, porque en realidad sí pueden, pero su interés es meramente instrumental: el objetivo es conectar para poder controlar y manipular posteriormente a los demás para alcanzar el poder.

Los comportamientos psicopáticos no son rentables y dejan secuelas psicológicas

Los psicópatas corporativos eran muy frecuentes en los años 80, 90 y a principios del nuevo milenio. Ahora bien, en los últimos años y gracias a la introducción de las habilidades blandas como la inteligencia emocional, la realidad está cambiando. Lo hace muy poco a poco, es cierto, pero sí hay algo que desde la psicología organizacional tenemos claro es lo siguiente:

  • Muchas de las bajas laborales están provocadas por el impacto psicológico que originan este tipo de líderes. Un ejemplo, en la empresa France Telecom, cierto número de empleados llegaron a suicidarse a causa de las prácticas directivas de sus jefes.
  • Algo que señala Robert Hare -en su libro Snakes in Suits– es que los psicópatas corporativos no son rentables para la empresa. Los equipos de trabajo que crean no duran, abundan los despidos, las bajas, el mal ambiente y además, tampoco dudan en recurrir a prácticas ilegales que ponen en riesgo a la propia empresa.

Para concluir, debemos utilizar adecuados filtros en los procesos de selección para detectar este tipo de personalidades. A veces, tras su resolución, seguridad personal, dotes directivas y el don de gentes pueden encontrarse esta triada oscura. A largo plazo, un líder con estas cualidades puede ser devastador.

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *