Ser un buen empleado pero un mal jefe, cuando el Principio de Peter se cumple

Uno de los anhelos de muchos trabajadores es ascender, mejorar en sus empresas y ocupar puestos de mayor responsabilidad. Esto es una buena forma de motivar a los empleados, pero que chocha con el llamado Principio de Peter. Por eso uno puede ser un buen empleado pero un mal jefe y lo que es peor, ocurre mucho más de lo que estamos dispuestos a reconocer en todos los ámbitos.

Según el principio de Peter,

En una jerarquía, todo empleado tiene a ascender hasta su nivel de incompetencia

Uno puede ser un buen programador y un mal analista, un buen profesor, pero un mal director, un buen administrativo, pero ser incapaz de coordinar un grupo de trabajo. Y lo peor de todo es que muchos ni siquiera son capaces de admitirlo.


  • Cómo Starbucks Se Ha Reinventado Como Marca, Una Vez Más
  • 15 cursos online gratis para convertirte en emprendedor y montar tu negocio
  • 7 miedos que te están impidiendo el éxito (y cómo superarlos)
  • ¿Qué frena la innovación en marketing?
  • La gran importancia del link building para la estrategia SEO de las empresas
  • Psicología de la escasez: ¿funciona realmente en la estrategia de marketing para vender?
  • 4 Razones Por Las Que El «Apagón» De Los Likes Es En Realidad Una Buenísima Noticia
  • Mejorar la vida de las personas, la clave para el éxito de marca
  • 5 ideas de negocio online a tiempo parcial
  • Cómo distinguir una buena herramienta de email marketing
  • ¿Y si el secreto del éxito en marketing está en simplemente conocer tu marca?
  • ¿Qué formatos de publicidad digital hacen mejores migas con la eficacia?
  • La Plataforma Soocialfluencer.Com Se Corona Como La Mejor Plataforma De Influencers De 2019
  • Por qué el coworking es una solución para la mejora de tu productividad
  • Estas son las nuevas condiciones para que una mujer autónoma pueda obtener la baja por maternidad

El principal problema suele estar en el trato personal. Podemos ser buenos compañeros, tener una relación cordial con el resto de empleados, pero a la hora de ascender y ser jefes es complicado saber diferenciar y cuál es ahora nuestra responsabilidad. Muchas veces se confunde ser amigos con ser justo.

Y otras directamente parece que nos hemos olvidado de que no hace mucho eramos nosotros los que estábamos al otro lado. Es un problema de empatía, pero también puede ser una forma de marcar distancias con quienes eran nuestros compañeros. Eso por no hablar de cuando el ascenso se lo dan al enchufado de turno…

No todo el mundo está preparado para desempeñar más responsabilidad de la que realmente tiene. No todos sabemos coordinar un grupo, saber motivarlos y que todos den lo mejor de sí mismos. Y en muchos casos simplemente no existe ninguna formación en recursos humanos, ni tenemos ni idea de cómo manejar diferentes situaciones.

A veces simplemente, el jefe prefiere hacer él mismo el trabajo antes de mandarlo. Se siente más cómodo, más seguro haciendo lo que toda la vida ha hecho bien. Pero lo malo es que entonces deja de coordinar, de ayudar a cada uno en un momento dado. Y cada uno empieza a intenta hacer la guerra por su cuenta, lo que suele acabar en desastre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *